Los de verdad se cuentan con una sola mano.